Tokio-2020 y el último kata del karateca venezolano Antonio Díaz

Un histórico del karate, el venezolano Antonio Díaz, puso fin a una carrera repleta de éxitos en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, aunque se quedó corto en su deseo de decir adiós con una medalla olímpica.

«Es difícil, porque es toda una vida haciendo esto. Pensar que ya es el último kata es duro, pero lo disfruté mucho desde el principio y fue una experiencia increíble», relató Díaz, de 41 años, después de finalizar su participación en kata, prueba en la que el japonés Ryo Kiyuna ganó el oro, el español Damián Quintero se quedó con la plata y el estadounidense Ariel Torres y el turco Ali Sofouglu se llevaron bronces.

«Es un momento muy emotivo. Claro, me hubiese gustado que hubiese sido con una medalla, pero se intentó y de verdad me esforcé al máximo. Quizá tuve por ahí unas cositas (en la ejecución de su último kata) por tratar de arriesgar, pero no me arrepiento de nada, lo hice tratando de dejarlo todo», agregó con llanto y voz rota en el Nippon Budokan, sitio emblemático para el judo, el karate y las artes marciales japonesas.

Han pasado más de 25 años desde que Díaz compitió por primera vez en Campeonatos Mundiales de karate, en los que tiene una impresionante colección de medallas en el kata: dos de oro en 2010 y 2012, una de plata en 2008 y cinco de bronce en 2002, 2004, 2006, 2014 y 2016. Nadie tiene tantas preseas como él en estas citas.

A su palmarés se suman 16 títulos panamericanos de la especialidad.

Su último kata fue un Chatanyara Kushanku, evaluado por los jueces con un puntaje de 26.34. Solo 48 centésimas más hubiesen significado poner cierre a su trayectoria con una medalla en Juegos Olímpicos, algo que jamás pudo hacer, pues el karate debuta en estos eventos en Tokio-2020 y volverá a desaparecer del mapa en París-2024.

– «Una leyenda» –

Los competidores ofrecieron sus respetos a Díaz cuando acabó su performance. «Me emocionó mucho la respuesta de todos los compañeros de todas selecciones», manifestó.

«Estamos hablando de una leyenda en nuestro deporte: Antonio Díaz, bicampeón mundial, no sé cuántas veces campeón panamericano (…). Se merecía culminar su carrera deportiva con una medalla olímpica, pero se puede ir contento porque tiene el cariño de todo el karate mundial y por lo que nos ha dado a todos. Él abrió un camino», expresó el medallista de plata español Quintero.

El caraqueño tenía programado su retiro cuando se supo que el karate iba a ser incluido en el programa olímpico.

Viendo los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro-2016 por televisión, Díaz se proyectó en Tokio-2020 y se dijo que era una oportunidad que no podía dejar pasar. No quería que, años después, le atormentara la pregunta «¿y que hubiese pasado si…?».

«Guao, la tuve allí, tenía la medalla en las manos y ya no hay más oportunidades, pero se dio así y así hay que aceptarlo», concluyó.

– «Sitio especial» –

Díaz descansará y verá cuál es su próximo paso, aunque aclara que quiere seguir «siempre ligado al karate».

El venezolano regresará por lo pronto a su dojo en Caracas, donde cuelga un retrato de su Yoshimi Inoue, fallecido en 2015, el maestro japonés que lo llevó a ser campeón mundial. Ahora es él quien enseña allí a jóvenes karatecas.

Acabar su carrera en Japón trae emociones extra para este hombre, que tuvo su primer hijo en 2019.

«Es un sitio especial por lo que representa para el deporte y lo que representa para mí. Mis últimos años de entrenamiento con mi maestro estuve acá en Japón, le debo mucho a Japón, y he tenido la oportunidad de compartir con muchos maestros japoneses», indicó.

Díaz había obtenido puntaje de 26.28 en su kata, un Anan, por la clasificación a las finales de Tokio-2020.

En la primera ronda, tuvo media de 26.07 en sus dos kata: 25.74 en el primero, un Nipaipo, y 26.40 en el segundo, un Suparinpei.

«No hay mejor forma de cerrar una carrera que luchando por una medalla olímpica».

© 2021 AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *